Logo Prevención · Transparencia · Incidencia

Veeduria Distrital

Entidad de Control Preventivo de Bogotá
Logo Bogotá mejor para todos

Usted está aquí

Una vez superado el segundo pico de la pandemia es necesario dar el debate sobre la presencialidad escolar

Por: admin.veeduria
Publicado el: Enero 2021

El debate se debe dar alrededor de salud mental infantil y empleo femenino, entre otros.

Bogotá, 20 de enero de 2021.  La Veeduría Distrital documentó, a partir de cifras del contexto internacional y de la ciudad de Bogotá, varios de los aspectos alrededor de los cuáles debe abrirse el debate público sobre el eventual regreso a la presencialidad.

A nivel mundial más de milmillones de estudiantes se vieron afectados por el cierre de escuelas en más de 160 países. Esto ha implicado universalmente un aumento en las cargas de las mujeres en el cuidado de los hogares, mayores índices de desempleo femenino y marginación del sistema educativo de estudiantes sin acceso a recursos digitales.

Bogotá está a dos meses de cumplir un año (16 de marzo) desde que estudiantes de colegios públicos dejaron de asistir a clases presenciales. En noviembre 326 instituciones contaban con protocolos revisados y estaban habilitadas para iniciar actividades académicas presenciales, de estos 25 eran colegios oficiales, 163 jardines infantiles y colegios privados, 56 Instituciones de Educación Superior, 70 Instituciones de Educación para el Trabajo y Desarrollo Humano y 12 sedes del SENA.

La Veeduría Distrital resalta el trabajo de la Secretaría de Educación del Distrito SED diseñando Lineamientos Específicos para la Reapertura y una Guía General para el Desarrollo de una reapertura de las Instituciones Oficiales del Sistema Educativo de Bogotá. Esta Guía ha servido de apoyo a los colegios oficiales a articular estrategias de educación no presencial y presencial “en condiciones de protección, cuidado y seguridad para todos los miembros de la comunidad educativa”.

No obstante, es necesario abrir el debate sobre temas considerando aspectos más profundos. En primer lugar: la salud mental de ñiñas y ñiños. En segundo, el tema de empleo femenino. Y el tercero, la eventual incidencia del virus en poblaciones de maestros.

 

  1. Salud mental infantil.

 

Al revisar el impacto que ha tenido la pandemia por COVID-19 a causa del encierro en los niños, niñas y adolescentes, la Veeduría Distrital revisó el Sistema de Alertas Tempranas de la SED, se envidencia que con corte a septiembre 2020, los módulos de Abuso y violencia y el de Conducta suicida son los que presentan mayor variación en los meses que se ha estado en pandemia.

Los presuntos casos reportados de Abuso y violencia disminuyeron en los meses de abril a julio, frente a febrero y marzo y aumentaron en agosto y septiembre, pasando de 452 en julio a 597 en agosto y 651 en septiembre, con incrementos del 32% y del 44%, respectivamente, frente a los casos reportados en julio. Los mayores casos reportados son en estudiantes de 12 y 13 años, con alta presencia de casos también en niños/as de 4 a 11 años. Las localidades en donde se ha reportado el mayor número de casos son: Bosa (641), Ciudad Bolívar (544), Rafael Uribe Uribe (535) y San Cristóbal (534). En donde se ha reportado el menor número de casos es en Sumapaz (4), Chapinero (16) y Teusaquillo (28).

En cuanto a los casos reportados de conducta suicida pasaron de 456 en febrero a 526 en marzo, reduciendo su reporte en abril con 183 casos e incrementándose en un 49% en mayo y en un 91% en septiembre, ambos frente a abril. Estos comportamientos tienen un mayor número de reportes en estudiantes entre los 12 y 16 años. Las localidades en las que se ha reportado el mayor número total de casos son Bosa (318), Kennedy (305), Suba (287), Usme (218) y Engativá (218). El menor número de caso reportados es en Sumapaz (4), Chapinero (11) y La candelaria (14).

Aunque estos no son casos confirmados sino reportes de posibles casos, que pueden ser el resultado de mayor utilización de la herramienta por las capacitaciones que ha impartido la SED, así como del mayor cubrimiento de la herramienta, que ha llegado al 100% de establecimientos públicos y privados, preocupa lo que pueda estar afectando a las NNA de la ciudad, el hecho de que puedan estar expuestos a diversas situaciones de violencia intrafamiliar y problemas de salud mental reforzados por la situación de pandemia.

Respecto a los Trastornos del aprendizaje y del comportamiento, llama la atención que los casos reportados hayan disminuido durante la pandemia, ya que podrían haber aumentado, teniendo en cuenta las clases a distancia.

  1. Incidencia de escuelas cerradas sobre el empleo femenino

La crisis provocada por la pandemia COVID-19 tiene una afectación diferencial sobre las mujeres en términos laborales y socioeconómicos en Bogotá que deben tenerse en cuenta para las políticas, proyectos y estrategias de reactivación económica.

El escenario del mercado laboral para las mujeres a desmejorado notoriamente. A pesar de que la tasa de desempleo en Bogotá ha mostrado una leve recuperación desde mayo, la brecha entre hombres y mujeres aun es mayor que la del año pasado. Para mayo-julio de 2020 la brecha de desempleo fue de 6,1 puntos porcentuales, en este caso por cada hombre que perdió su empleo, 3 mujeres perdieron el suyo.

Bogotá había logrado avanzar en la reducción de brechas de ocupación y salarios, sin embargo, por la coyuntura, ha habido un retroceso y en Suramérica, es la segunda ciudad con la brecha más amplia de ocupación entre hombres y mujeres.

A pesar de que los hombres son mayoría en los sectores donde se perdieron más trabajos, hubo una mayor disminución de mujeres ocupadas.

Una de las mayores pérdidas de trabajo en las mujeres se dio en los empleos de servicios domésticos y peluquerías donde en su mayoría son empleos informales.

El sector de actividades profesionales, técnicas y servicios administrativos es uno de los más preocupantes al ser uno de los que registró las mayores pérdidas de trabajo en las mujeres y que, al permitir la flexibilidad del trabajo en casa, ponga en riesgo la productividad de las mujeres al ser ellas quienes realizan la mayor proporción de actividades del hogar.

  1. Caracterización de riesgo entre maestros

Los profesores y maestros no pueden ser olvidados en esta pandemia. Sobre ellos a caído una gran carga al tener que enfrentar la virtualidad, adaptarse a tecnologías y plataformas digitales, replanificar estrategias de pedagogía, adaptación de currículos y nuevos formatos de aprendizaje, así como asegurar acceso a materiales escolares y alimentos en muchos casos.  En consecuencia, señala la Veeduría, su vacunación debe ser prioritaria.

Según la CEPAL (2020), el cuerpo docente para preprimaria en América Latina y el Caribe está compuesto mayoritariamente por mujeres representando el 95,5%, en primaria el 78.2% y en secundaria el 57.8%. Esto representa una mayor carga laboral para las mujeres docentes que ahora en pandemia deben responder por jornadas más largas, preparación de clases, simultáneamente al trabajo domestico y o el cuidado no remunerado.

En Bogotá, la SED señala que el 25% de los profesores de Colegios Distritales presentan comorbilidades y/o son mayores de 60 años (El Espectador, 06 ene 21).

Con estos elementos “resulta relevante abrir el debate. La ciudad requiere una urgente discusión pública sobre este tema

Filtro de noticias